Empieza la acción en Francia.

Empieza la acción en Francia.

Ayer comenzó una de las ligas más atractivas del balonmano Internacional, la liga francesa. El Montpellier que defiende título porcuarto año consecutivo, dio el pistoletazo de salida a la liga gala con una abultada victoria (24-50) en casa del modesto y recién ascendido Billere Handball. Los actuales campeones han sido el gran dominador del balonmano francés en la última década (8 títulos de liga en 10 años) aunque este año tendrán mucha más competencia en la disputa de la liga doméstica.

La alternativa más poderosa a disputarle el título al Montpellier será el Paris Saint Germain Handball, que gracias a la gran inversión de su máximo inversor, el catarí Nasser Al-Khelaïfi, se ha reforzado con jugadores de renombre como Mikkel Hasen, Luc Abalo, Didier Dinart, Samuel Honrubia, Marko Kopljar, Bojinovic o los españoles Antonio García y José Manuel Sierra. El equipo parisino, acostumbrado a coquetear con la zona baja de la clasificación, cambiará radicalmente sus aspiraciones a golpe de talonario pero a diferencia de sus competidores jugará con la ventaja de no disputar este año competiciones europeas.

Otro equipo a tener en cuenta será el campeón del último título nacional celebrado la semana pasada, el Trofeo de Campeones con el que se hizo el Dunkerque. El equipo dirigido por un mito del balonmano, Patrick Cazal, logró derrotar en las semifinales al Montpellier y al Chambery en la final, siendo el único equipo en los últimos años capaz de romper con la hegemonía de títulos nacionales del Montpellier. Además, el Dunkerque se ha reforzado bien y a la gran plantilla que ya tenía (Bosquet, Kornel Nagy, Mokrani, Lamon, Touati, Butto o Siakam) hay que añadirle los fichajes de esta temporada; el ex-Cuatro Rayas Valladolid Guillaume Joli, el  lateral derecho noruego Christoffer Rambo o su compatriota, el lateral izquierdo Espen Lie Hansen.

En la lucha por los puestos europeos y con capacidad para dar alguna que otra sorpresa estarán equipos como el Chambery de los hermanos Gilleel Saint-Raphaël (que no está en Champions tras perder la final de la Wild Card frente al Hamburgo), el Tolouse de Jerome Fernández o el “Spanish Nantes” que además de tener al MVP de la temporada pasada, el español Valero Rivera Folch y al pivote Borja Fernández se ha reforzado con los laterales internacionales Alberto Enterríos y Jorge Maqueda. 

Mientras tanto, el handball argentino tendrá los ojos puestos en el Ivry – equipo de las afueras de París-, donde Sebastián y Diego Simonet estarán por segundo año jugando en el equipo. Luego de finalizar la pretemporada con una victoria en el torneo preparatorio Challenge Marrane (donde venció nada más y nada menos que al Verzpem húngaro), los rojinegros buscarán mejorar lo producido la temporada pasada donde hicieron final de París Bercy y lograron salvarse del descenso en la última fecha.

Será una lucha apasionante en una liga en auge, donde casi todos los equipos han aumentado su presupuesto y que poco a poco se está convitiéndo en una de los mejores campeonatos del mundo.

 

fuente: handball2013.com