Debut para la historia

Los Gladiadores hicieron historia en su debut en Qatar: 24-24 ante el subcampeón mundial Dinamarca. El Chino Simonet lo igualó en el último ataque argentino y el arquero Fernando García lo cerró con la atajada en un tiro libre. Para festejar. Otro golpe. Otra página en la historia del handball argentino. Como en Suecia. El cuerpo técnico y los jugadores no dejaron de remarcar en la previa que el grupo estaba entero y fuerte. Tal como en 2011 cuando se venció al local ante la sorpresa del mundo que comenzó a conocer y respetar a Los Gladiadores. Esa sensación, esa mística, no quedó sólo en palabras y el seleccionado argentino dijo presente de arranque. Ante Dinamarca, subcampeón del mundo en las últimas dos ediciones. Diego Simonet anotó el 24-24 y Fernando García se quedó la bola del cierre para gritar bien fuerte un empate con sabor a mucho más. Estaba claro que Dinamarca no era el equipo a vencer en el Grupo de la Muerte, pero como le había dicho Dady Gallardo a Olé en la previa, “este equipo no deja ningún partido de lado”. Después de unos buenos primeros 15 minutos con Argentina en ventaja por dos (5-3), todo parecía irse con el parcial final de los europeos que se fueron 13-8 al descanso. El juego no era el problema. El arquero danés, uno de los mejores del mundo, sacó tiros cómodos de los argentinos, que tampoco aprovecharon las exclusiones que bien supieron generar. A los 10 de la segunda parte, sí, ya parecía todo terminado cuando Dinamarca sacó la máxima de seis goles en el 17-11. Pero Argentina no frenó. Dady nunca terminó de rotar los jugadores. Y en cinco minutos, Los Gladiadores se metieron en partido. Carou fajándose en el pivot en las dos áreas, apareció el arco argentino sobre todo con el Negro García y Federico Pizarro si bien falló una contra importante en el 22-24 fue el máximo anotador con ocho. ¿Las figuras? El danés Mikkel Hansen, mejor jugador del mundo, sólo hizo dos ante la gran marca argentina y Diego Simonet apareció en el mejor momento. El Chino tiró la finta para afuera y marcó el 24-24 final. Será dífícil bajar después de un batacazo de esta magnitud pero el plantel tendrá que hacerlo rápido. El Mundial recién empieza y la clasificación aún está lejos. Alemania también dio una pequeña sorpresa ante Polonia (29-26), que parecía un escalón arriba. Justamente los polacos serán los próximos rivales argentinos este domingo (a las 13 de nuestro país) e irán con todo por una victoria. Lamentablemente, hay poco tiempo para disfrutar. Pero mucho para soñar…   Mirá el festejo de Los Gladiadores