Festejar en Soledad

Festejar en Soledad

Era lunes 4 de enero en el CeNARD. Los Gladiadores entrenaban a horas de salir hacia una nueva cita mundialista. Hacía calor en Buenos Aires, y en la cancha de entrenamientos también. Para combatir el factor climático los extractores de la cancha de entrenamiento estaban al máximo, lo que también complicaba escuchar las indicaciones que a máxima voz el entrenador, dady Gallardo daba por distintos lados de la cancha. Era el día previo a la partida a Francia. No había hinchas, sólo un medio – DeporTV – para cubrir las expectativas argentinas. Por la tarde periodistas de La Nación y TyC se acercaron al lugar.

Al llegar al aeropuerto, los esperaban sus familiares para despedirlos. Como un grupo de amigos que se van de viaje, un puñado de afectos por cada jugador se hizo presente. No estaban las cámaras que hubieran despedido a los muchachos del fútbol, baquet, rugby o a Verónica Ojea antes de hacer un viaje internacional. No. Sólo ellos, con su talento, su profesionalidad, sus sueños y su sed de gloria.

Hoy en la cancha, eran ellos. Solamente ellos, y el puñado de afectos, incondicionales, que lograron estar en Qatar. Prácticamente Solos. Como en Suecia cuando enmudecieron a un estadio que aún hoy no entiende lo que sucedió. Solos. Como en Chile en el 2010 cuando la hinchada trasandina  gritaba los goles verdeamarelos mientras quedaba atónita frente a la levantada argentina de 8 tantos para llevarse la gloria. Solos. Como en Canelones, cuando le propiciaron a Brasil en el Panamericano reciente la mayor paliza que jamás olvidará.

Un grupo de jugadores que juegan no sólo por la camiseta… si no también por el handball, por la historia. Y lo hacen en la soledad que implica jugar de visitantes… siempre. De punto, con el público en contra. Solos… Siempre solos. Por eso la entrega los enaltece. y la hazaña, mitifica.

Celebremos y magnifiquemos lo que Los Gladiadores hicieron hoy en Qatar, sobreponiéndose a la adversidad… y a la soledad. El Mundial  recién empieza, ellos van a dejar todo para derrotar a sus rivales. Nosotros, los hinchas, no permitamos que la distancia los deje luchando en soledad. Que tu aliento y apoyo sea su compañía