Admiración

Admiración

SI hay algo que todos hoy estamos de acuerdo, es en lo que genera esta camada de Gladiadores en los fanáticos del handball; Admiración. Se los admira por lo que hacen dentro de la cancha con la selección, por el desempeño y sus goles con sus distintos equipos, sea la liga que sea. O porque siempre (y decimos SIEMPRE) tienen una excelente disposición para atender a quien se les acerque, sea para una foto, firma o simplemente un saludo.

Quizás en consonancia con esto que decimos también coincidimos con la nota de Pasion Handball, donde se plantea que quizás hoy, y en especial la nueva camada de seguidores del handball actual, toma por cotidiano lo que los jugadores están logrando o haciendo.

Para ser un poco más contundentes, no es habitual o que hace Diego Simonet en su Montpellier. No es que no lo sea para Diego, si no que para el handball argentino es algo histórico. Tan histórico como que Sebastián salga mejor jugador de toda ProD2, y juegue con su hermano Pablo en el mismo club en una de las mejores ligas del mundo como es hoy la francesa. O que Matías Schulz, Fernando García, Leo Querín o Gonzalo Carou lleven más de diez temporadas ininterrumpidas en el viejo continente. Tampoco era habitual que jugadores de la talla de Juan Pablo y Federico Fernández y Federico Pizarro la Rompan en el Mundial frente a equipos europeos, y a la semana siguiente jueguen en la liga de Femebal y se detengan a saludarte como si te conocieran de toda la vida.

Sin ir más lejos, en el reciente Campus GO7 – Seba Simonet pudimos comprobar cuánta pasión tienen los chicos por sus ídolos, y cuán grande son los jugadores que – en pleno sacrificio de vacaciones para hacer un campus – tiene la mejor onda y disposición para sacarle una sonrisa a cualquier chico/a que tímidamente se les acerca.

Campus GO7

En tres semanas arranca un nuevo sueño olímpico y es a nuestro entender una nueva oportunidad para disfrutar de estos cracks, y permitir que sigamos admirando el modo en que juegan, lucha y trabajan para que el handball argentino se consolide en la elite del deporte nacional. No queda otra que seguir admirando lo que hacen