Resurrección

Resurrección

Después de la derrota ante Cuba a Argentina el panorama para clasificar a los Juegos Olímpicos se le presentaba brumoso. Sin embargo, de golpe se despejó y recuperó la ilusión. El gran responsable que eso sucediera fue Uruguay, que en el partido que abrió la última jornada del Grupo B sorprendió a las cubanas. Más tarde, el equipo argentino hizo su parte con una clara victoria ante Chile y así evitó a Brasil en las semifinales.

Los torneos panamericanos suelen ser bastantes lógicos, pero cada tanto aparece un resultado que los saca del letargo. Eso fue lo que sucedió ayer en Toronto 2015 con Uruguay. Pese a la desventaja física, las uruguayas, en una producción perfecta, se impusieron por 33-28 ante Cuba para ser por segunda vez semifinalistas de los Juegos Panamericanos.

El resultado y, sobre todo, la diferencia de 5 goles, le sentaban perfecto a Argentina porque volvió a depender de sí mismo. Ahora necesitaba una victoria para terminar como líder de la zona y eliminar a Cuba. Y eso fue lo que sucedió.

Ante la  nueva y, a decir verdad, inesperada chance, la selección argentina salió a jugar ante Chile, ya eliminado, un poco atada y sobre todo en el primer tiempo le costó acomodarse en la cancha del Centro de Exposiciones. Dominaba, pero le faltaba una marcha más. La mejor versión apareció en la mitad del segundo tiempo, cuando gracias a los contragolpes que generaba el sólido trabajo defensivo quebró a las chilenas para imponerse 30-18.

La goleadora argentina volvió a ser Luciana Mendoza, esta vez con 6 goles en 10 lanzamientos. El resto de los tantos los convirtieron Manuela Pizzo, Valeria Bianchi, Antonela Mena (4), Lucía Haro (3), Luciana Salvadó, Amelia Belotti, Macarena Sans (2), Rocío Campigli, Victoria Crivelli y Elke Karsten (1). Macarena Gandulfo, que ejecutó 2 tiros, fue la única jugadora de campo que no convirtió.

En el arco Marisol Carratú y Valentina Kogan terminaron con 4 atajadas cada una en 14 y 12 ejecuciones, respectivamente.

Argentina dio un paso importante para estar en Río 2016 y sin Cuba, subcampeón Panamericano, en el medio es el principal aspirante para quedarse con la única plaza, pero aún no consiguió el boleto olímpico. El miércoles deberá esperar que Brasil le gané a Uruguay y, en caso que las uruguayas no den otra sorpresa, más tarde deberá vencer a México en la segunda semifinal. De lo contrario, primero tendrá que ganarle a las mexicanas y después ir por la medalla de oro.