Se jugó una nueva edición del “partido más largo del mundo”