Los juveniles empezaron con el pie derecho en Chile