Viajaron 2600 kilómetros para dejar todo dentro de la cancha