Barcelona campeón de la Copa del Rey